La Casa de Covas


El centro de la finca se encuentra presidido por un caserío de más de 2.000 m2, considerado por algunos como la casa más antigua del ayuntamiento de Taboada.



Cuando atravesamos las vetustas puertas de madera de la entrada, encontramos un gran salón en el que poder acomodarnos y pasar unos momentos de relajación. En esta planta también se sitúa un baño completo y una cocina con todas las comodidades, a la que le sigue un gran comedor en el que podremos degustar de los productos tradicionales mientras admiramos en la lejanía, a través de una gran cristalera, las colmenas y las cercanías del bosque.



Esta planta también da acceso a un patio central que nos llevará directamente al espacio completamente rehabilitado y acondicionado para el almacenamiento, procesado y envasado de los productos de Covas. De vuelta en la casa, y subiendo a la primera planta, encontraremos cuatro apartamentos completamente rehabilitados y con todos los servicios, en los que los nusuarios podrán instalarse y disfrutar de todas las comodidades. La idea es  continuar con la rehabilitación de otras estancias y ampliar así la oferta de alojamiento.


Anexadas a la casa, observaremos otras edificaciones de gran valor etnográfico e histórico, protegidas por el inventario del patrimonio cultural de Galicia.


La capilla,  bien inventariado en el patrimonio cultural de Galicia. Era el espacio en el que los frailes, antiguos habitantes de la casa, se dedicaban al culto. La capilla se encuentra dividida en una parte baja, donde se desenrollaban los oficios religiosos, y una parte alta que conectaba de forma directa con los cuartos de los señores. Esta distribución del espacio ritual era típica de las casas nobles de la época, teniendo cómo objetivo mantener la división estamental en las ceremonias.


El pajar viejo, donde se guardaba la paja seca para muy diversos usos, como lecho o alimento del ganado, como protección y aislamiento del suelo, como material de construcción, etc. También es posible que se utilizara para secar productos vegetales, como garbanzos, guisantes o habas, y productos animales como carne de cerdo, además de la conservación de cereales. Ocupa aproximadamente 100 m2 de planta, que conserva la configuración de su espacio original.


Un  molino de agua, un bien a lo que se hace referencia en el catastro del Marqués de la Ensenada. Este molino, formado por dos piedras moares, está totalmente rehabilitado, dándonos una visión perfecta de cómo se usaba en los tiempos pasados.


Otras áreas que encontraremos alrededor de la casa y que no deben pasar inadvertidas son el pajar grande, el horno, la era, el hórreo, una fuente romana, la bodega o el palomar. La mayor parte de estas edificaciones se encuentran en un bueno estado de conservación ya que fueron rehabilitadas, y otras se planean rehabilitar en un futuro próximo.


En conclusión, este conjunto de edificaciones constituyen un escenario completo que nos transporta a una época pasada, en la que no sólo poder recordar sino recrear la vida que nuestros antepasados tenían hace 3 o 4 siglos.


Además de las edificaciones de carácter histórico, existe una serie de construcciones en otra parte de la finca de Covas, más modernas, que también merecen ser nombradas, y que son las que hoy permiten el funcionamiento y mantenimiento de sus servicios:


> Instalaciones cubiertas para alimentación y manejo del ganado mayor.

> Picadero.

> Instalaciones cubiertas para la cría, alimentación y manejo de las especies cinegéticas.

> Perreras amplias y habilitadas para el cuidado y alimentación de perros de caza.

> Garaje para maquinaria y utensilios forestales.

> Minicentral eléctrica, que aporta autoabastecemiento energético a las edificacions e instalaciones principales.

 

previous arrow
next arrow
ArrowArrow
Slider