Nuestra historia







Quien somos



Nuestro origen se remonta al año 1984, cuando cuatro personas, pertenecientes a dos generaciones diferentes, compramos el lugar acasarado de Covas, un rincón de naturaleza y cultura situada en la alta Ribeira Sacra, en el Ayuntamiento de Taboada, provincia de Lugo. Con mucha ilusión y grandes proyectos en mente, la familia propietaria iniciamos nuestro proyecto empresarial en el año 2011, completando la sociedad de Covas 21 con la incorporación de otras dos personas que se sintieron atraídas por el proyecto.


La conservación del patrimonio etnográfico y el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales son los objetivos prioritarios de la sociedad de Covas 21, mediante la intervención desde un triple punto de vista: medioambiental, cultural y comercial. De este modo, se llevaron a cabo las intervenciones necesarias para, en primer lugar, valorizar sus recursos naturales, las cuales fueron acogidos en la iniciativa Leader, proyecto comunitario de desarollo rural de la Unión Europea, que revaloriza así los recursos del sector primario. Por otro lado, la sociedad también se interesó por la revalorización de actividades típicamente terciarias, como son el turismo rural y la recuperación etnográfica, actividades que acometió la sociedad y en las que se sigue trabajando intensamente.

Hasta finales del 2015, el trabajo de la empresa se centra en la construcción de las infraestructuras destinadas a los bienes y servicios, con el fin de comercializar los productos salidos de su tierra y ofrecer al público una amplia oferta de actividades relacionadas con el ocio.

Hoy en día, la finca de Covas se encuentra adecuadamente cercada y cuenta con los requerimientos necesarios para llevar a cabo la cría de animales y la práctica sostenible de la caza menor. La minicentral está en funcionamiento, autoabasteciendo a la finca de energía, contamos con un espacio rehabilitado en el interior del complejo casa-vivienda, en el que funcionan cuatro apartamentos para alojamiento rural, varios salones de descanso y locales completamente rehabilitados para el almacenamiento, procesado y envasado de nuestros productos. Finalmente, y aun como proyecto piloto, se realizó la micorrización de árboles y cultivo de esporas para la producción de setas, esperando a final de año los primeros resultados.


En definitiva, Covas 21 puede definirse como una iniciativa de turismo rural cargada de ilusiones y que espera convertirse en un lugar en el que su público pueda descubrir la auténtica esencia de la naturaleza, los secretos de la vida rural y algunos de los placeres de la gastronomía gallega.









El origen de Covas 21


Pero, ¿qué había en estas tierras antes de que naciese Covas 21? Cuál es la historia de nuestra casa? Para dar respuesta a estas preguntas debemos remontarnos unos cuantos siglos atrás, y confiar en las historias de los ancianos del lugar para dar vida a la historia de la finca de Covas.

Se cuenta que este era un lugar de jubilación para los frailes mayores, que eran enviados por un convento de Ourense, propietario de las tierras. Aquí los religiosos no sólo invertían el tiempo con sus rezos, sino que también cobraban los diezmos de otras fincas vecinas. Asimismo, ofrecían a la comarca todos los servicios presentes en la finca, que con el paso del tiempo acabó constituyendo una parroquia completa. El molino, la forja del herrero, el aserradero, el horno o la capilla son sólo algunos de estos servicios, que parecen haberse construido en épocas diferentes, como si fuera creciendo poco a poco, de acuerdo a las necesidades de los habitantes.


El porqué del nombre de la empresa tiene fácil explicación. En Covas 21 queremos que esta sea una idea enraizada a esta tierra, la Parroquia de Castelo, en el Ayuntamiento de Taboada, y por eso el nombre de Covas debe permanecer en su título.


El número 21 viene de diferentes orígenes. Por un lado, se relaciona con la feria de Chantada, Ayuntamiento cabecera comarcal de la que venimos los actuales propietarios y por la que nos sentimos fuertemente unidos, ya que el día 21 de cada mes se celebra uno de sus días de feria. Por otro lado, el número 21 tiene un significado a escala mundial, concentrando una idea de desarrollo sostenible e integrador, idea que se relaciona claramente con nuestro proyecto. Esta numeración proviene de la “Agenda 21”, un programa para desarrollar la sostenibilidad global, aprobado por 179 gobiernos en la conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo celebrada en Río de Janeiro en el año 1992, en la que tratan temas de tal relevancia como la lucha contra la deforestación y el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales. Un proyecto que debe “integrar todas las actividades relacionadas con los bosques, los pastizales, la fauna y la flora silvestres, con el fin de mantener ecosistemas de montaña específicos”. Uno de sus capítulos anima a las comunidades locales a crear su propia versión, la Agenda local 21, encontrando en Galicia numerosos ayuntamientos que están siguiendo esta iniciativa. Desde nuestra perspectiva, consideramos que estos criterios sin duda marcan caminos para un desarrollo racional y sostenible del medio rural, tal y como pretendemos en Covas 21, y de ahí que este número forme parte de nuestro nombre.